Sandra Descalzo Llata

Sandra Descalzo Llata

 

 SANDRA DESCALZO LLATA

En esta sección de antiguos alumnos pretendemos saber qué fue de aquellos que pasaron por las aulas del Colegio Santa María Micaela de Santander, qué ocurrió en sus vidas desde el punto de vista académico y profesional y qué pueden decir a los jóvenes que hoy en día cursan sus estudios en el colegio que les pueda iluminar en su camino hacia el futuro.

Hoy nos encontramos con Sandra Descalzo, que comenzó estudiando  Formación Profesional de Administración y Finanzas para posteriomente ampliar sus estudios con un Grado en Administración y Dirección de Empresas. Sandra, en un entrevista sincera y creemos que muy útil para aquellos que están terminando la ESO, nos cuenta sus pasos una vez se graduó en el colegio.

“Pasé trece años de mi vida en el colegio Santa María Micaela. Cuando acabé 4º ESO sentí un alivio inmenso al marcharme de allí, del que más tarde me arrepentí por haber infravalorado esos años.

Llegué al instituto Leonardo Torres Quevedo. Sabed que en el instituto no se van a acordar ni de vuestros nombres, vais a ser un alumno más al que enseñar. Por propia experiencia, no vais a saber qué tipo de bachiller hacer, no os preocupéis, vais a seguir teniendo tiempo para pensar qué es lo que queréis estudiar o hacer en la vida. Yo elegí la modalidad tecnológica con física, química, dibujo técnico, y matemáticas difíciles, que sin ningún reparo puedo decir que no me sirvió de nada, ya que más tarde tuve inquietudes sobre la economía y la administración.

Los años que pasé en el instituto fueron mis peores años, no me sentía con tanta fuerza para estudiar. Nadie se preocupaba por tus fallos, no te ayudaban lo necesario, solo te imponían estudiar y estudiar materias que no entendías sin enseñarte cómo hacerlo en una época donde te ves atrapado en un mundo que no es el tuyo. Como quien dice ya no tienes a esas personas que te ayudaban en el colegio pero lo que sí es verdad es que gracias a ese bache aprendes a desenvolverte tú solo y es totalmente necesario que lo hagas, si no es en esa época va a ser después, pero no olvidéis que va a pasar en muchos aspectos de vuestra vida.  Para eso sirve bachiller según mi punto de vista, para enseñaros una muestra de cómo van a ir las cosas de ahí en adelante. Cuanto primero lo aprendáis, mejor. Nunca desaprovechéis el tiempo, y os cito: “el tiempo es un tirano que corre como agua entre las manos”.

Cuando acabé bachiller por fin, seguía sin saber qué hacer. Estaba harta de estudiar y no me planteaba comenzar una carrera universitaria sin saber qué me gustaba aún. En ese momento entró en mi cabeza la gran voz de la experiencia, la de mis padres. Ellos me recomendaron estudiar una Formación Profesional de Administración y Finanzas para ver si me gustaba un tema en el que sentía inquietudes. Y así fue, estudié encantada materias que me gustaban y que ahora me apasionan. Sacaba muy buenas notas, y gracias a ello una profesora me recomendó para trabajar durante el curso en una asesoría y auditoría de cuentas (Consultores Luis Meng).

Cuando acabé la formación profesional me sentí con muchísimas ganas de comenzar la carrera universitaria relacionada con lo que había estudiado. Comenzaba a sentir que era mi momento y que mis dudas se iban solventando.

De esta manera comencé a estudiar el Grado en Administración y Dirección de Empresas, el primer año de la implantación del plan Bolonia, que más tarde comentaré en qué consiste. Soy la primera generación de graduados de España, y me mencioné en finanzas, un tema que me apasiona y que está a la orden del día.

Estos últimos años han sido muy duros, estudiaba y trabajaba, pero me siento orgullosa de que haya sido así, ya que de esta manera los problemas me parecen menos graves porque tengo más capacidad para solventarlos.

El plan Bolonia me enseñó a ser constante en mi trabajo día a día, fue una vuelta al colegio, tenía trabajos individuales y en grupo, exámenes parciales durante el curso, entrevistas profesionales, exámenes finales, y una infinidad de cosas que hacían que todos los días aprendiese algo nuevo. Es un plan totalmente necesario para enfrentarte al mercado laboral.

Ahora mismo estoy acabando mis estudios, trabajo en la obra social de Caja Cantabria, hago un montón de cursos para especializarme aún más en lo que me gusta, y por supuesto sigo estudiando inglés. Muy importante, nunca dejéis el inglés de lado pues es la herramienta más necesaria hoy en día para trabajar.

Por cierto, aprovechad e iros de viaje de fin de curso a Londres, fue uno de los mejores viajes de mi vida, y el que me hizo saber que amaba esa ciudad.

Ahora mismo me encuentro en un punto decisivo de mi carrera, esperando tener una oportunidad de trabajo y demostrar lo que valgo. Hace unos días me han propuesto empezar en una gran empresa para trabajar en el departamento de contabilidad, una buena oportunidad.

Con esto quiero decir, que ahora sois muy jóvenes para saber lo que queréis definitivamente. Pero a pesar de ello, hay que tener constancia en el trabajo, sea cual sea, os guste o no, ya que el saber no ocupa lugar. Aprended y retened todo lo que podáis, pues nunca sabréis cuando os hará falta. La vida no es un camino de rosas, nada en esta vida es GRATIS y sobre todo,sabed que yo pertenezco a la primera generación de cambio y os aseguro que sin una buena formación no tendréis oportunidades en la vida. Decidid hasta donde queréis llegar, ánimo, con esfuerzo todo se consigue. Si os caéis, volved a levantaros, pues no hay cosa más bella que una vida que brinda oportunidad. Y por último la clave del éxito: amor propio, no dejéis lugar al remordimiento, pues la persona que siempre estará a vuestro lado seréis vosotros mismos”

 

Deja un comentario

Cerrar