David Díaz Ingelmo

David Díaz Ingelmo

 

      DAVID DÍAZ INGELMO

David, cuéntanos en primer lugar qué fue de tu vida una vez terminaste tus estudios en el Colegio Santa María Micaela

Tras finalizar el colegio en el curso 2002/2003, hice el bachillerato tecnológico en el IES La Albericia. Tras ello comencé mis estudios de Ingeniería Técnica Industrial, especialidad en Electrónica Industrial en la Universidad de Cantabria en el curso 2005/2006. Hice mi último año de carrera en la Universidad Tecnológica de Varsovia, en el curso 2009/2010, donde mejore mucho mi nivel de inglés al tener asignaturas y el proyecto fin de carrera en este idioma.
Al volver a Cantabria, comencé el Curso de Adaptación al Grado en Tecnologías Industriales en el curso 2010/2011. En abril de 2011 comencé a trabajar de prácticas en la empresa Bridgestone Hispania S.A., ubicada en Puente San Miguel, donde trabajé un año en el departamento de Ingeniería Industrial. A la vez que cursaba dos asignaturas que me quedaban del curso de adaptación y seguía trabajando en Bridgestone, en el curso 2011/2012 comencé un Máster de 2 años en Energías Renovables por la Universidad Camilo José Cela. 

Dentro de la Universidad de Cantabria conocí una asociación de estudiantes llamada IAESTE, cuyo fin era hacer prácticas de empresa en el extranjero. Tras participar en dicha asociación como socio (y, posteriormente, presidente) tuve la oportunidad, en el verano de 2012, de realizar 3 meses de prácticas como investigador de un proyecto de procesamiento de imagen e inteligencia artificial en la Universidad Tecnológica de Bangkok, en Tailandia. Sin duda, fue una gran experiencia y me ayudo a seguir mejorando mi manejo del inglés. 

Al volver a Cantabria en octubre de 2012 me matriculé en el Máster en Dirección de Empresas, MBA, de la Universidad de Cantabria, cuyo estudio compaginé con el Máster en Energías Renovables. Durante 3 meses también estuve de prácticas en la empresa cántabra Fushima S.L., desarrollando mi proyecto final de máster «Creación de reputación corporativa aplicado a la empresa Fushima S.L.».

Al seguir participando en la asociación IAESTE, tuve la oportunidad de realizar otra práctica de 3 meses en el departamento de diseño de una fábrica de tuberías en Estambul, Turquía, en el verano de 2013. Tras finalizar dichas prácticas, volví unas semanas a España y me fui a realizar otras prácticas de 6 meses en la empresa Mettler-Toledo en Changzhou, China. Después de terminar mis prácticas en China y antes de volver a España, tuve la suerte de poder viajar durante 2 meses por el sudeste asiático. Una vez de vuelta y con mi carrera y mis dos másteres terminados, me dediqué a buscar trabajo de forma activa. Finalmente, me han contratado en la empresa BSH Electrodomésticos, en su sede en Santander, donde comenzaré a trabajar la semana que viene.

 

 

 

¿Qué consejo le darías a alguien que hoy en día estudia la ESO? especialmente a aquellos alumnos que están en 4º y a unos meses vista de dar un paso importante.

El mejor consejo que les puedo dar es que traten de formarse en algo que de verdad les guste, bien sea continuando con sus estudios o aprendiendo una profesión.  En mi caso particular, hasta 4º de ESO siempre se me habían dado mejor las letras que los números, pero tenía claro a lo que me quería dedicar y, tras mucho sopesarlo, me decidí por arriesgar y hacer una ingeniería. El esfuerzo que me supuso fue mayor, pero ahora, haciendo balance, me siento satisfecho de mi decisión y volvería a tomarla, pues como dijo el filósofo chino Confucio: «Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida». Además, les sugiero que le pongan dedicación y esfuerzo, pues posiblemente los próximos años marquen el destino del resto de sus vidas, y por ello vale la pena dar lo mejor de uno mismo. Por último, les recomiendo que no descuiden nunca los conocimientos de idiomas, en especial de inglés, ya que es una de las herramientas indispensables a día de hoy y sin duda les ayudará a llegar más lejos

¿Cuál es tu mejor recuerdo del colegio?

Tengo muchos  y muy buenos recuerdos del colegio, ya que comencé con 2 años y terminé con 15. Siempre que vuelvo por allí me evoca una sonrisa nostálgica. Tuve la suerte de hacer grandes amigos, varios de los cuales continúan presentes en mi día a día. Me resulta muy difícil quedarme con un solo recuerdo, pero éste podría ser de las distintas actividades que organizaba el colegio como la «Semana Cultural», los partidos «Profesores contra alumnos» o la «Operación bocata».

De todas tus experiencias internacionales (Polonia, Tailandia, China…) ¿qué destacarías? ¿Qué requisitos crees que hacen falta para dar el salto a otros países?

Destacaría lo enriquecedoras que han sido las experiencias y lo que me han hecho crecer en distintos ámbitos. Por un lado, en el ámbito personal, pues el conocer otras culturas y otros idiomas te hace ver las cosas desde otras perspectivas, y te hace más abierto y predispuesto a situaciones nuevas. Además, te ayuda a valorar lo que uno tiene, cosa que muchas veces olvidamos. Por otro lado, en el ámbito profesional, pues ha sido clave para encontrar mi nuevo empleo, no solo por los conocimientos aprendidos y puestos en práctica, sino además por los idiomas. No olvidemos que con la globalización, cualquier empresa hoy en día tiene tratos con empresas extranjeras, y el inglés ya no es un añadido, sino una condición indispensable. 

Los requisitos son, sobre todo, ganas de hacer algo nuevo y de crecer, y valor para afrontar las nuevas circunstancias que se puedan presentar. Como he dicho, una experiencia internacional aporta mucho, así que os recomiendo que deis el paso y lo probéis. Estoy seguro de que no os arrepentiréis. 

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar